miércoles, 30 de diciembre de 2009

Por un próspero y más seguro 2010


Antes que nada, las disculpas del caso por la desatención a este espacio dedicado a nuestros clientes y amigos y a todos los amantes de la buena lectura. La Navidad ya es otra vez un espacio marcado en las hojas de nuestro calendario, ojalá que lo hayan pasado en armonía y felicidad con su familias. ¡Feliz Navidad!
Ahora que nos encontramos en las postrimerías del 2009, el deseo de Aída Libros para el nuevo año que pronto se inicia es de prosperidad y por supuesto, más seguridad. Y al hablar de seguridad no podemos dejar de mencionar a Fidel Zavala y su familia, deseando que el calvario que están viviendo toque a su fin con el retorno seguro y pronto de este hombre trabajador al seno de su familia... El deseo de toda la sociedad es que casos como este ya no se repitan, no dejemos que conviertan nuestro país en otro territorio de guerrillas, en otra Colombia. Paraguay entero se merece un futuro más digno, donde uno pueda ganarse honestamente el pan de cada día, sin temor a los asaltos, a los secuestros, a los asesinatos, al montón de vejamenes que llenan de sangre las páginas de nuestros diarios.
Esta en todos nosotros la responsabilidad de ciudadanos de lograr que nuestra sociedad avance y mejore, reclamando a la autoridad cuando no cumple su cometido, y también poniendo manos a la obra en las tareas, por más pequeñas, que podamos hacer nosotros. Es un mal muy paraguayo esperar que todo nos caiga de arriba, y así, con los brazos cruzados, esperando que el gobierno se ponga las pilas y trabaje. Alguien dijo que la cultura y el conocimiento son las herramientas para lograr la libertad, la libertad de expresión y de emprendimiento, la libertad como pueblo y como personas. Un pueblo que no lee no puede reclamar sus derechos, no los conoce, por eso es importante inculcar la lectura desde la más temprana edad; romper de una vez por todas con el analfabetísmo funcional que es un cáncer que corroe nuestro país desde la escuela primaria hasta la misma universidad.
Así que sería un buen comienzo en pos del cambio, poner en las manos de todo niño un libro, un libro que esté a su nivel y que le inicie en ese mundo inacabable de la lectura. Talvez no todos lleguen a ser sabios, pero podrán ir accediendo paulatinamente al conocimiento y comprenderán lo que leen. Sería un punto de partida para que la sociedad ya no quede estancada en la bruma de la ignorancia. Un pueblo que lee podrá reclamar sus derechos y hacerlos cumplir, y podrá pensar en el progreso
Felices fiestas y próspero año nuevo de parte de todos quienes integramos Aída Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario