martes, 19 de marzo de 2013

Pena de muerte. Sister Helen Prejean

Pat Sonnier pasó seis años aguardando en la prisión de Lousiana el momento en que debería encaminar sus pasos por el corredor de la muerte, rumbo a la silla eléctrica. No era un ángel, pero tampoco el autor de los crímenes que le imputaban. Tenía sentimientos encontrados, unos antecedentes que explicaban algunos de sus desmanes, una madre que sufría por él y muchas ganas de vivir. Ya sentenciado, Pat Sonnier se transformó en un cadáver ambulante. Durante los dos últimos años de su existencia - su consejera espiritual -  intimó con él y lo respetó como el hombre que seguía siendo. Sister Helen Prejean, que asistió a la muerte de Pat, iniciándose así en el horror de las ejecuciones legales, escribió Pena de muerte para dar cuenta de esta experiencia única, donde el deber del consuelo al pecador y la compasión por las víctimas componen un cuadro vital que nos pide leer y escuchar antes de emitir juicios.
Pena de muerte (Dead man walking) se ha estrenado también como película bajo la dirección de Tim Robbins y con la participación de Susan Sarandon, el papel de Sister Helen, mientras que Pat Sonnier fue magistralmente personificado por Sean Penn.
La pena de muerte es un tema que nunca deja de tener actualidad debido a las fuertes polémicas, a favor y en contra, que siempre ha generado y aun lo hace. Es por eso que este libro, aunque escrito hace ya mucho tiempo, y cuya película ya puede calificarse de vieja, no pierde actualidad. Una lectura para pensar, más que recomendada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario