martes, 20 de agosto de 2013

Las confesiones. San Agustin. Traducción, introducción, notas y anexo de Agustín Uña Juarez. Cuarta Edición

¿Leer las Confesiones de San Agustín? Se viene haciendo por siglos. Es un éxito literario permantente. En este escrito, la celebridad "concuerda con el original", es decir, con el alma enamorada y fogoza de Agustín: "amaba amar y ser amado", "caí en los amores en que deseaba ser cogido", "mi amor es mi peso, por él hoy soy llevado adondequiera que voy"... Es el hilo universal, el fuego común, el motivo de (casi) todo... Incluída la tragedia humano-divina de Agustín, llena de fuerza dramática. Un relato comprometido con la inteligencia, síntesis de su pensamiento primero, y a la vez, relato ameno. Se ofrece aquí el texto completo de la obra, en una nueva traducción, con indicaciones de estudio. Este trabajo serio y concienzudo va dirigido a toda persona interesada por las cumbres del pensamiento y la literatura.
Tres ideales persigue esta nueva traducción: fidelidad al texto original, precisión del lenguaje, belleza expresiva.
Buscar un texto de total solvencia, un instrumento válido de comprensión y de sonido fluido pone aquí en juego el sentido de la lengua original, el sentido de la lengua propia y el sentido de común. Responde a un sostenido empeño de estudio: frase a frase, capitulo por capítulo, que ha llevado a cabo con un empeño que nos permite afirmar que en esta edición se ha puesto toda el alma donde Agustín puso todo el corazón: sus célebres Confesiones.
La traducción y la edición anotada con los correspondientes anexos han corrido a cargo de Agustín Uña Juarez especialista en el estudio de San Agustín y profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.


martes, 6 de agosto de 2013

El cuaderno de Maya. Isabel Allende

"Soy Maya Vidal, diecinueve años, sexo femenino, soltera, sin un enamorado, por falta de oportunidades y no por quisquillosa, nacida en Berkeley, California, pasaporte estadounidense, temporalmente refugiada en una isla al sur del mundo. Me pusieron Maya porque a mi Nini le atrae la India y a mis padres no se les ocurrió otro nombre, aunque tuvieron nueve meses para pensarlo. En hindi, maya significa "hechizo, ilusión, sueño". Nada que ver con mi carácter. Atila me calza mejor, porque donde pongo el pie no sale más pasto."
Así se presenta Maya en esta novela escrita por la afamada escritora chilena que nos tiene tan mal acostumbrados a sus geniales obras donde el ser humano se ve reflejado en todo su esplendor con sus luces y sombras.
Al respecto de su obra, Isabel Allende opina: "Esta Maya me ha hecho sufrir más que ningún otro de mis personajes. En algunas escenas le habría dado unas cachetadas para hacerla entrar en razón, y en otras la habría envuelto en un apretado abrazo para protegerla del mundo y de su propio corazón atolondrado".