martes, 18 de marzo de 2014

Perro negro en Manila. Alex Garland

El sol se pone en Manila envolviendo la ciudad y a sus habitantes en un resplandor rojizo que parece acrecentar la humedad y el calor. En la habitación de un ruinoso hotel, Sean, un navegante inglés, aguarda la visita de un temido mafioso filipino, le mestizo don Pepe. El miedo, sin embargo, le muerde los tobillos durante la espera, y todo cuanto le rodea se convierte en indicio de una aniquilación inminente. Al mismo tiempo, en una zona residencial, Rosa acuesta sus dos hijos tras haber concluido la jornada en el hospital donde trabajaba. Su marido tardará en regresar, pero mientras él se halla en camino, acuden a la memoria de la mujer los recuerdos de un pequeño pueblo de pescadores y de su primer amor, tal vez el más intenso. Fuera, por las calles de la ciudad, deambulan a esas horas dos niños abandonados vendiendo sueños, pidiendo limosna para sobrevivir y cometiendo también travesuras de consecuencias insospechables.
Tres historias se desarrollan en la misma ciudad, al mismo tiempo y de manera aislada, hasta que un perro negro que persigue a sus presas sin piedad, el ruido de unos disparos y el olor de la pólvora los obliga a confluir en un encuentro redentor o reconciliador para unos, mortal para otros.
"Garland realiza una especie de obra de papiroflexia narrativa en la cual el espacio y el tiempo se repliegan sobre sí mismos para crear una figura en cuatro dimensiones que hace de éste un libro fascinante" - New York Magazine



No hay comentarios:

Publicar un comentario